mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday30
mod_vvisit_counterYesterday77
mod_vvisit_counterThis week335
mod_vvisit_counterLast week481
mod_vvisit_counterThis month1843
mod_vvisit_counterLast month5790
mod_vvisit_counterAll days986080

We have: 3 guests, 3 bots online
Your IP: 54.158.52.166
 , 
Today: Sep 20, 2018
Visitors Counter
Visitas

Preparación para la protección

Preparación básica

Antes de comenzar a afrontar los ejercicios de defensa, deberemos tener plena seguridad que el perro ha aprendido toda la parte referente a la obediencia: en caso contrario no habrá que pensar siquiera en la defensa, sino volver atrás y perfeccionar las enseñanzas básicas. Aunque es mejor que se apoye en una escuela que disponga de figurantes oficiales, se puede utilizar un amigo voluntarioso para los ejercicios preparatorios. Sin embargo, recuerde que esto no es un juego de sociedad.

Debe tomarse en serio, y también el perro se lo debe tomar muy enserio, por que debe estar convencido de que ambos corren un peligro real. Si usted y su amigo cometen errores como el de reír burlonamente o dar a entender que bromean durante el ejercicio, el perro al principio se quedara perplejo, y luego sedara cuenta de que todo es una payasada y perderá interés.

Tampoco hay que equivocarse en sentido opuesto: si los primeros encuentros con el figurante resultan demasiado violentos, aterradores e incluso doloroso, el perro podría convertirse en un cobarde que huye a toda velocidad a la primera señal de peligro. Así pues, las palabras clave son equilibrio y moderación, sobre todo en la fase preparatoria. Si se apoya en una escuela, tendrá una ventaja más: su perro podrá imitar a los perros más expertos, que ya ladran al figurante y muerden el saco. Muy a menudo, en las escuelas se trabajan en grupos, cosa que gusta mucho a los perros: el figurante pasa de un ejemplar a otro azuzándolo e instigándolo, y también los vecinos menos valientes acaban siendo contagiado por la atmósfera general de agresividad y consiguen sacar la suya.

De todas formas, en este libro le enseñare a trabajar solo con su perro el cual de ahora en adelante llamaremos rott, utilizando a su amigo complaciente Primer paso: enfrentamiento con el figurante Acuda con el perro de la traílla a un lugar conocido por el, aislado, mejor al atardecer (inicialmente no de noche, por que debe ver bien para controlar las reacciones del perro). El perro llevara el collar de nudo corredizo, sino un collar normal de cuero fuerte.

En un momento dado desde detrás, de una pared o un árbol, aparece su amigo (debe ser completamente desconocido para el perro) armado con un bastón y evidentemente enfurecido con usted (el amigo deber ser buen actor). Al amigo al que de ahora en adelante le llamaremos figurante, impreca y grita contra usted. Entones el perro puede tener tres reacciones: simple interés, agresividad o miedo. Si reacciona agresivamente, felicítelo e incítelo, pero sin permitirle alcanzar al figurante. Pasados unos momentos, el hombre saldrá corriendo, como atemorizado por las reacciones del perro, usted cubrirá de sinceras y expresivas felicitaciones y caricias a rott, tratando de parecerle excitado y muy contento de el. Si el perro muestra miedo, o se queda simplemente mirando, usted deberá pelear furiosamente con el figurante, que retrocederá a un paso o dos cuando usted se dirija así el de forma amenazadora. Luego volverá al ataque agitando el bastón en dirección a usted (nunca hacia al perro) y golpeándole ligeramente.

Usted una vez mas, lo cubrirá de insultos y hará gestos violentos contra el, asustándolo e induciéndole a la fuga. Entonces felicitará al perro, aunque se haya pasado el tiempo gañendo o tirando de la traílla en dirección opuesta a la del figurante, con la evidente intención de salir huyendo. Después de felicitar y acariciar a rott (no importa como hayan ido las cosas), reanude el camino tranquilamente, siempre hablándole al perro y mostrándose contento de el.

Pasado diez minutos, volverá a salir el figurante de otro escondite, de forma muy agresiva si el perro ha reaccionado bien la primera vez o si el perro ha reaccionado indiferente. En cambio, deberá ser moderadamente agresivo si el perro ha mostrado miedo. De nuevo se lanzara sin vacilar contra el hombre, amenazándolo y gritando. Al mismo tiempo observe al perro, incítelo si demuestra querer afrontar el peligro a su lado, anímelo si titubea. Se comporte como se comporte rott, el resultado deberá ser el mismo: el figurante sale huyendo, y usted felicita al perro como si le hubiese salvado de un grave peligro.

Algunas observaciones:

En esta fase preliminar no deberá producirse ningún contacto físico. El figurante podrá tocarle con el bastón (verifique atentamente la reacción del perro), pero deberá permanecer al menos a un metro de distancia;

Aunque rott manifieste gran agresividad, no le permita morder: solo podrá ladrar furiosamente. Si tira de la traílla para abalanzarse contra el figurante, sujételo sin dar tirones. En efecto no debe pensar que usted quiere impedirle que muerda, aunque en realidad es así , por que su amigo no tiene traje de protección y no debe correr el riesgo de dejarse un brazo.

Si el perro quiere perseguir al figurante que escapa, corra con el unos metros, luego deténgase como si estuviese contento así: hágale creer que le basta la satisfacción de haberle puesto en fuga al malhechor, y felicitase vivamente con el perro; En algunos casos puede resultar útil atar a rott a una tarilla larga fijada en un muro, un árbol o lo que prefiera, para tener mayor control sobre el y para hacerlo mas agresivo. Sin embargo, atención deberá tener también su traílla y solo en ella deberá actuar, para aprender a percibir y dominar les reacciones del perro. Una nota particular se refiere al perro que inicialmente manifiesta solo un interés blando, o incluso indiferencia hacia el agresor. Ello le puede suceder si ha seguido mi programa, por que yo le he aconsejado que crié un perro amable y sociable con todo el mundo.

Ahora se trata de hacerle entender que algunos extraños pueden ser peligrosos. Así pues, si rott no se abalanza de inmediato contra el figurante no se desanime y no piense que es tonto o poco valiente. Simplemente nunca ha pensado que un ser humano pudiese tener ganas de hacerle daño, y los gritos y amenazas con el bastón no le hacen ningún efecto. En este caso deberemos pedirle a nuestro amigo figurante que exagere lo mas posible cuando interprete su escena, pero sobre todo deberemos ser nosotros los que interpretemos bien, fingiéndonos verdaderamente indignados, furiosos y agresivos contra el. Hemos visto que el perro recibe los estados de ánimos, por lo que se excitara al sentirnos excitados. En este momento, por lo general, basta que el figurante haga el intento de golpear al amo para a que el perro lo entienda y demuestre agresividad.

Si continuase creyendo que todo es un juego que observar con indiferencia, el figurante deberá golpear ligeramente también al perro. En ese momento surge la autodefensa, y no hay perro en el mundo que en dos o tres clases no decida enfrentarse a este sujeto que se permite pasarse de listo con el. Atención: ¡debemos estimular la agresividad de rott, no asustarlo! Por ello, el figurante no deberá darle un verdadero bastonazo, sino uno o varios golpecitos para azuzarlo y molestarlo hasta que reaccione. Este sistema es mucho más eficaz que la verdadera violencia, en parte por que el perro esta sujeto a la traílla y nunca deberá pensar que usted lo sujeta mientras alguien le pega: perderá toda su confianza en usted. Al contrario, debe creer que este indigno individuo ha aparecido para amenazarles a ambos (por eso deberá golpear un poco a usted y un poco al perro) y ustedes dos juntos deben repeler el ataque con todas sus fuerzas (por eso usted deberá parecer muy indignado y furioso). Una sugerencia más: algunos perros pueden tardar en su reacción porque han aprendido desde muy pequeño que morder al hombre es absolutamente tabú.

Quisiera reaccionar contra el figurante pero teme que usted le pueda regañar. Por ello es importantísimo que usted incite a rott, felicitándolo al primer signo de hostilidad contra el figurante.

Consejo: haga al menos dos ejercicios de este tipo al día durante una semana, variando tiempo y lugares. Y, si puede, varié también al figurante. Cuando el perro haya entendido lo que debe hacer, cree situaciones análogas pero truncadas, haciendo que aparezca súbitamente detrás de un árbol un inofensivo viandante, que salta al centro de la calle, pero luego le ignora y se va por su lado. Rott, en este caso, deberá tener un collar de nudo corredizo. Tan pronto como el extraño salga del escondite, el perro ladrara contra el, lo cual es correcto, pero no debe abalanzársele.

Tan porto como lo intente, déle un tirón correctivo y dígale secamente ¡NO! el viandante seguirá tranquilo por su camino y rott comenzara a entender que no es la aparición repentina de un desconocido lo que represente una señal desencadenante para la agresividad: la señal viene dada exclusivamente por las actitudes amenazadoras, o por las voz del amo que incita al ataque. Para concretar mejor esta asociación de ideas, sugiero dar una orden precisa, aunque muchos adiestradores no la usen en absoluto: la orden ¡ataca! Y las amenazas del extraño deben ser estímulos claves sin los cuales no se pone en marcha la agresividad (sin embargo, no lo debemos condicionar solo a la orden, por que el perro debe poder defenderse a si mismo o a un familiar aunque el amo este ausente). Segundo paso: morder el saco En el transcurso de uno de los habituales paseos el figurante como siempre gritando y amenazándole con el bastón: el perro la ladra, pero esta vez el figurante no escapa de inmediato.

Con la mano libre, agitando contra rott un saco enrollado, dándole algunas veces en el hocico (no debe hacerle daño, sino solo excitarlo). Si rott se echa ataras, avance usted con decisión y arránquele al figurante el saco de las manos. A continuación, el figurante saldrá corriendo. Continué así hasta que rott de señales de querer morder el saco (puede ocurrir desde la primera vez). Reténgalo un poco, para llevar su excitación hasta el extremo, y luego alárguele la traílla para que por fin pueda morder. Tan pronto como el perro haya aferrado el saco, el figurante deberá tirar hacia el. Rott, obviamente, tirara en la dirección opuesta. Atención: rott, con toda probabilidad, habrá aferrado mal el saco, por es la primera vez que muerde, y en realidad no sabe morder de la forma adecuada (parece extraño pero es así: es una de las cosas que le tenemos que enseñar). Por ello el figurante no deberá dar tirones violentos (puede sacarle un diente o hacerle daño en la boca), sino simplemente tirar, durante unos segundos, de forma continua y sin sacudidas.

Tan pronto como el figurante sienta que rott tira con decisión, soltara el saco y saldrá huyendo Muy importante: muchos perros creen haber resulto la cuestión adueñándose del saco, y tal vez se ponen a jugar con el, sacudiéndolo o mordiéndolo aquí y allá, ¡pero el peligro no esta en saco esta en el hombre! Si el perro ignora al figurante y la emprende solo con el saco, este deberá volver atrás para volver a amenazarlo y, si es necesario, también golpearlo, hasta que el perro vuelva a ladrar con fuerza contra el. Los ejercicios con el saco deberán alternarse con los ejercicios sin el, para no crear asociaciones indeseadas (el hombre malo es solo el que me da con el saco en el hocico). Cuando se trabaja con el saco, también es necesario enseñarle al perro a morder, por lo que se debe tirar cada vez con más fuerza, hasta llegar al punto en el que se puede levantar al perro del suelo sin que suelte la presa. El perro debe entender por si solo, ejercitándose, que el único agarre seguro es el de la boca llena y de nada sirve pellizcar el saco con los incisivos. Como no es tonto, aprende pronto y bien. Una vez lo halla entendido, de nada sirve ciertas y ridículas exhibiciones con el perro colgado del saco dando en el vueltas y vueltas: además del peligro de romperle un diente al perro, todo esto no tiene otra finalidad que enseñarle a nuestros amigos lo listo que somos.

La utilidad práctica es nula porque ningún malhechor de este mundo se pondrá hacer girar en el aire a un perro que ha hundido los dientes en su brazo: ¡podrá hacer y decir muchas cosas pero sin duda esta no! Tercer paso: evitar el bastón Cuando decimos bastón, en el adiestramiento pretendemos hablar de una varilla flexible, que debe usarse con mucha prudencia por que es importante golpear, llegado el caso, solo en los puntos adecuados del cuerpo (flancos y cruz): no queremos hacerle daño al perro, ni infundirle miedo. En ciertos casos los golpes deberán ser ligeramente doloroso (el objetivo es templar a rott), pero nunca, por ningún motivo, deberán ser violentos o gratuitamente dolorosos. Dicho esto, también hay que señalar que algunos perros, identifican al bastón como el objeto peligroso, tienden a morderlo y a veces permanecer tenazmente aferrados al mismo. Ello le permitirá a un hipotético malhechor verdadero golpear al perro como y cuanto quisiera con la mano libre. Y un malhechor verdadero podrá tener en su mano un cuchillo con el cual podar matar a rott, mientras el esta aferrado al bastón con lo dientes, así pues el perro de defensa nunca debe morder la varilla, sino solo el brazo del figurante (si muerde así al malhechor verdadero, este ya no tendrá fuerzas para sacar ya ningún cuchillo con la otra mano: se limitara a caer al suelo aullando del dolor).

¿Cómo podemos evitar que rott establezca esta asociación indeseada pero perfectamente lógica entre bastón y peligro?

Simplemente usando dos bastones. Tan pronto como veamos que el perro tiende a morder la varilla en lugar de pensar en el hombre, le pediremos al figurante que se enfrente al perro llevando a una segunda varilla detrás de la espalda: si rott la emprende con la primera , se ganara un golpe con la segunda. Como el figurante tiene dos manos y rott una sola boca, entenderá muy pronto que no puede neutralizar los dos bastones, mientras que le es posible neutralizar a quien lo usa. Así pues, intentara alcanzar el brazo evitando los bastones con rápidos movimientos del cuerpo. Estas cosas no se pueden enseñar dando ordenes, sino que las aprende rott automáticamente con la experiencia, por lo que el único consejo que les puedo dar es entrenar al perro muy a menudo (no demasiado por que la defensa no debe convertirse en una aburrida rutina, sino en un asunto serio que siempre hay que enfrentar con animosidad). A veces buenos perros son estropeados por malos figurantes explíquele bien al figurante que es lo que debe hacer y asegúrese que nunca se pase de la raya, asustando al perro.

Antes de proseguir resumo una vez mas las sugerencias mas importantes.

a) Varié en lo posible tiempos, modalidades y figurantes.

b) No juegue a la defensa; trate de hacerle creer al perro que existe un verdadero peligro. Así pues, no se ría; esfuércese por parecerle profundamente alterado y, si no lo logra, trate de convencerse de que la situación peligrosa es real. Parece una tontería, pero es importante: vaya con el perro a un lugar oscuro, desconocido, lleno de sombras. Piense que puede haber un verdadero malhechor al acecho, piense que su amigo le espera detrás de tal esquina, y quien sabe que puede haber detrás. Si logra sentirse un poco tenso, será un gran bien para el perro, que recibe sus emociones y entra así en el estado de ánimo adecuado. Cuando rott este bastante preparado, podrá hacerle ejercicios de noche: esto ayudara a crear atmósferas adecuadas para usted y para el.

c) Explíquele bien al figurante que es lo que debe hacer y asegúrese de nunca se pase de la raya, asustando al perro. A veces buenos perros son estropeados por malos figurantes por no querer insistir en este ultimo punto: si de verdad no puede apoyarse en una escuela con figurantes oficiales, elija al menos a uno o varios amigos que amen profundamente a los perros, que conozcan bastante bien y que entiendan la importancia de la función sin tomársela como un simple pasatiempo.

Test de Resistencia 20km -

.

Crianza Seleccionada

.

Faltas Leves

.

20 Principios básicos de la…

.

Seleccion Natural

.

Como usar el PEDIGREE

.

Movimiento del Rottweiler

.

Entrevista con el Sr. Hans Jurgen…

.

SIEGER ALEMANA vs exposiciones…

.

Rottweiler Aleman Vs Americano y…

.

El Rottweiler Actual, por Oliver…

.

El Rottweiler y el Schutzhund /…

.

Entrevista Guy Verschatse – Vom…

.

Entrevista a Helmut Weiler Juez y…

.

¿Que es Schutzhund?

.

ADRK - Reglas de la Crianza Alemana

.

Adiestramiento

.

Selección Natural

.

Entrevista con el Sr. Hans Jurgen…

.

Trabajo en el Rottweiler

.

Agresividad

.

Movimiento del Rottweiler

.

Preparación para la protección

.

Mantenimiento

.

Historia

.

Faltas leves

.

Faltas Eliminatorias

.

El pedigree y cómo usarlo

.

Crianza seleccionada

.

Carácter

.

Aspecto

.

Adiestramientos básicos

.

20 Principios del Criador

.